martes, 1 de septiembre de 2009

Capítulo 3 "Una amistad odiada"



Mis métodos de ser divertida no daban fruto. Peter tenía una cara de aburrido que no podía con ella. Estaba sentado en su toalla, jugueteando tranquilamente con el móvil.


Yo mientras empecé a recoger mis cosas:


- ¿Peter, al final para cuando es el examen de física y química?

- Para el jueves que viene. ¿Tienes que irte ya?

- Si, mi madre despertara pronto de la siesta , a no ser que se haya despertado ya... Nos vemos mañana ¿vale?

- De acuerdo, oye de mi secreto ni pío, ¿vale? Hasta mañana.

- Te lo prometo ¿Acaso no confías en mi?

- Claro que no, ¿por que iba a confiar?


Le di un puñetazo en el hombro, me sonrió y le devolví la sonrisa.


- Chao. -Me despedí.


Cuando cogí el coche, me sonó el móvil. Era un mensaje de Peter, que ponía:


¡Hola! Megan, ya se que nos acabamos de ver pero quería decirte que me
lo he pasado muy bien =) . Ah, se me olvidaba. En caso de que tu madre

este despierta, dile que tu no tienes la culpa, que es mía. Dile que me

llame. Bueno te dejo en paz de una vez. xD Chao!


Por mi bien esperaba que mi madre no estuviese despierta, porque sino se me iba a caer el pelo. Mientras conducía puse la radio, donde sonaba una de mis canciones favoritas: "I Gotta Feeling" de Black Eye Peas. Me encanta.


Cuando llegué a mi casa, abrí la puerta sin hacer ruido. Fui de puntillas hacia el salón y cuando fui a cruzar la esquina de la cocina, vi a mi madre sentada con los brazos cruzados y su taza de café de las 20:00. Me lanzó una mirada aterradora:


- ¿Donde has estado?


Me quedé callada, sin saber qué decir. Mientras pensaba en algo que decirle, mi madre me dijo:


- ¡Maldita sea donde has estado!

- Mamá yo...yo...puedo explicártelo.

- Pues ya va siendo hora.


Al final, como no sabía que hacer, fingí que me enfadaba con ella:


- Mira mamá, ¡no tengo porque contartelo todo vale!

- Primero, no me levantes la voz; segundo, tu me cuentas lo que yo te pida que me digas ¡Soy tu madre! Y tercero, estas castigada otra semana más.

- ¡¿Pero por qué?!

- Por escaparte y levantarme la voz, ¿te parece poco?

-No.


Enfadada, fui hacia mi cuarto, y lo primero que hice fue tirarme en la cama.


Pasada una hora se me quitó el enfado porque. al final. me enfade de verdad. Aproveche y fuí a ducharme. El agua estaba tibia pero para mi era muy relajante, me encanta el agua. Cuando terminé, bajé a la cocina. Por suerte mi madre estaba en su habitación, pero me dejo una nota:


Megan, me he ido a dormir, que sepas que estas castigada
dos semanas. Ya hablaremos. Buenas noches.
Mamá.


Me volvió el enfado. Mi madre siempre tenía que controlar cada paso que hacía. Me ponía de los nervios, me trataba como una niña pequeña.


Cuando sonó el despertador me levanté con mala gana. Fui a la cocina y desayuné tostadas con leche. Mientras desayunaba, me puse a pensar en las clases y en lo que tenía que hacer hoy, entonces me acordé de que tenia que ir de compras con Sam.


- Maldita sea, se me había olvidado.


Me lavé los dientes, cogí la mochila y me fuí en mi coche. Tendria que contarle a Sam que no podre ir con ella, después de haberlo aplazado tantas veces.

Llegue al instituto, llegaba tarde a la primera clase: Matemáticas. Peter no estaba conmigo en esa clase, pero menos mal que Rikki si. El señor Borren no paraba de repetir las mismas preguntas, me estaba empezando a doler la cabeza cuando sonó el timbre, menos mal.


- Chicos, no os olvidéis de que el viernes hay examen de los tres temas.


Rikki y yo nos dirigimos a gimnasia, una de mis clases favoritas. Hoy nos tocaba en el polideportivo: tenis. No era mi deporte favorito, pero estaba bien.


- Oye Megan, algunos colegas y yo vamos a ir al cine el sábado a ver la película "Sospechas del pasado". Dicen que es de miedo, que esta guay, y después iremos a la discoteca o algo ¿Te apuntas?

- Eh... no sé, esta semana no se si podre salir.

-Venga anda, que quiero que vaya mi mejor amiga porfa, anímate.

- Me lo pensare pero no te prometo nada, después te digo.

- Perfecto. Oh, toma tu raqueta, me da que sin ella no podrás jugar ja, ja.

- Si, yo también lo creo.


Sonreí. Ojalá mi madre me dejara ir . Después de clase fui a la cafetería, cogí mi bandeja con la comida y me senté con Rikki y unos amigos que me presentó a principio de curso. El más alto, esbelto y de pelo castaño era Carlos. La pelirroja que se sentaba a su lado era Elizabeth. Son muy simpáticos. La chica rubia de ojos verdes es Sara, y por último el chico de pelo negro, alto y muy musculoso es Iván. (Que es muy guapo la verdad) pero es el novio de Sam.


- Hola Megan ¿Que tal?- me preguntó Elizabeth.

- Pues bien. ¿Y vosotros?

- Pues con exámenes.- contestó Iván.

- Pues yo me tengo que encargarme del baile. Y solo quedan tres semanas y media.-Nos dijo Sara.


Es verdad, el baile, se me había olvidado por completo. Y encima no tengo pareja ni vestido.


- ¿Vosotros tenéis pareja?- preguntó Sara.

- Yo no.- dijo Carlos.

- A mi no me miréis, no se si voy a ir.- dijo Elizabeth.

- ¿Y tu Iván?¿No vas con tu churri?- Dijo Rikki riéndose, y los demás se unieron a ella.

- Pues la verdad no se, últimamente estamos discutiendo mucho.

- Ah, lo siento. Aunque hay otras chicas por ahí.- dijo Rkki.- ¿Y tu Megan?¿No vas con Peter?Últimamente pasais mucho tiempo juntos.

- No, que va, solo somo amigos. No me gusta.
- Si, claro.

- Pues es verdad.


Sonó el timbre. Cuando cogí mi coche, dislumbre una silueta oscura detrás mio. Me di la vuelta, asustada, pero solo era Peter.
- ¡Eh! ¿Como te va?

- Pues bien la verdad. Y tu que, ¿ya tienes pareja para el baile, o no piensas ir?

- Pues no se, es que no se me da bien pedírselo a las chicas.

- Seguro que a la que se lo pidas te va a decir que si.-Le dije sonriendo. - ¿El sábado vas a ir al cine?

- Claro.-Me contestó él, también sonriendo.

- Me alegro por ti. Bueno, me voy ya. Hasta otra.

- Hasta luego.


Puse el coche en marcha y, justo cuando iba a poner el pie en el acelerador, oí a alguien gritar mi nombre.


- ¡Megan!¡Espera!


Apagué el motor, volví la cabeza y vi a Sam. Al final tendría que decirle que no al día de compras.


- Hola Sam. Tengo que decirte que no puedo ir de compras hoy, lo siento.

- ¿¡Que!? Tu tienes que venir, no me puedes dejar tirada después de haberlo aplazado un montón de veces. Además, era para ir a comprar los vestidos para el baile.

-Lo siento, pero no puedo. Otro día, ¿vale?


Me miró con desprecio, con odio.


- Ah, claro, pero si puedes ir el sábado al cine con esos y de compras conmigo no, ¿no?

- Pues si, el sábado si puedo. Además "esos" como tú los llamas, son mis amigos, y uno de ellos es tu novio. Ahora se porqué estáis siempre discutiendo ¡Eres una borde!

- Tu no te entrometas en mi vida ¡vale! Y no te permito que seas amiga de Iván. ¡Me oyes! No sé que he visto en ti como amiga, pero menos mal que ya no lo somos.

- Mira, yo soy amiga de quién me da la gana. ¡Te enteras!


Puse el coche en marcha antes de que pudiera decir nada más, y salí pitando de allí. Por el camino solo podía decir: la odio, la odio, la odio...









7 comentarios:

Paola dijo...

Me encanta :D Y no puedo esperar! Escribe pronto plis :) Besos!

No es deseo, si uno de los dos siente algo mas dijo...

Cuanto tiempo tardaste en subir capitulo.... espero que subs pronto, un beso

Ariadna dijo...

sigue scribiendo se te da genial^^
me ize seguidora asi k metendras por aki dandote el coñazo todos los diias jeje^^

cuidate,(K)

http://bluestartamour.blogspot.com/

No es deseo, si uno de los dos siente algo mas dijo...

Hola!!! Te he dejado premio en mi blog.... un beso

Marta dijo...

Gracias a todas y gracias por el premio un beso! ;)

Geeraal! dijo...

Me encanto la entrada! Gracias x haberte pasado x mi blog.! Subi rapido qe qiero ver mass! :) Besitos! :)

bluestartamour dijo...

visitad este blog xfa!!
http://worldofdaiana.blogspot.com/