domingo, 17 de octubre de 2010

Capítulo 9. "Primer beso"



La vida no siempre es justa, pero hay que vivir con ello. Observaba como miraba a mi madre, con un cariño especial. Lena siempre ha sido una persona que comparte su amor con los demás, me quería mucho, como yo a ella, aunque tengamos nuestros roces, pero es normal…

Aunque la mirara así, seguía sin convencerme que fuera amor verdadero, no sé, no estaba acostumbrada a estas cosas, a lo mejor era que todavía pensaba que mi padre se merecía a mi madre, en mi infancia siempre hacia todo lo posible para que fuéramos felices, pero… mi madre tenía ese gran carácter, saltaba enseguida y mi padre no podía soportarlo todos los días.

-Hola Adam.-Y le mostré una leve sonrisa. Mi madre se percató de cómo les miraba y se deshizo de los brazos de él.

-Bueno, vámonos a casa. No sabes las ganas que tengo de tirarme en la cama.-La verdad, tenía bastantes ojeras.

-¿Tú también vas a venir Adam?-Le pregunté un poco incómoda, al fin y al cabo no le conocía de nada.

-Pues, tu madre quería enseñarme la casa, ¿sigue en pie la invitación?-Preguntó bromeando.

-Por supuesto que sí.-Y él le dio un beso. Me sentí mareada, en realidad si veía otra cosa de esas iba a echar la pota de verdad.

-Mamá, voy a…eh…a traer a Arena para que la veas.-Entre más pronto me largaba de allí mejor.

-¡Ah, qué bien! ¿Ya está mejor? ¿Cuándo fuiste a recogerla?-Dijo mi madre.

-Pues sí, bastante mejor. Antes de venir a recogerte pasé por el veterinario, por cierto, se me olvidaba, saludos del señor Harrison.

-De acuerdo cariño.-Me sonrió.- ¿E Ian? ¿Cómo está?

-Pues se va a casar, y dice que estamos invitadas a la boda, ya nos llamará.-Le dije alegre.

-¡Qué buena noticia!-Exclamó mi madre- es un chico fantástico.

-Sí, bueno mamá, ¿nos vamos ya?-pregunté.

-Vale cariño.-se dio la vuelta y se dirigió hacia él-¿Vamos?-dijo con una gran sonrisa.

-Por supuesto.

Empezamos a caminar hacia el aparcamiento, Adam llevaba el equipaje de mi madre y ella mientras tanto le agarraba de la mano que le quedaba libre. Él puso las maletas en el portabultos y después me preguntó:

-¿Puedo conducir yo? Es que siempre he querido conducir uno de estos.-Dijo con una son risa que mostraba amabilidad, pero yo no quería, no, era mi coche y me apetecía conducir a mí, además, seguro que él iba muy despacio…

Me equivoqué, conducía muy deprisa, más de lo que me imaginaba. Durante el viaje, me entretuve acariciando a Arena. En ese instante me vibró el móvil, era un mensaje, pero era de…

"Meg, podems verns esta tard?"

No sabía si contestarle o no, al fin y al cabo estaba enfadado con él por haberme dejado sola en el baile e irse con Sam. En verdad le quería, era mi mejor amigo, y no quería que estuviéramos así.

"Lo siento, n pued m madre viene dl viaj" Y se lo envié.

"Meg! M alegra k m hays respndido J. Y n podms verns ants d que vays a buscrla?"

Iván me daba pena, él estaba desesperado porque yo le perdonara, no para de llamarme y mandarme mensajes, y yo como estúpida que soy no le contestaba.

"Estoy a punt d llgar a mi casa, ven."

"De acuerd, tkm."

Creía que estaría bien escuchar su versión de la historia, pero tendría que darme prisa para ir a ver a Peter, si llegaba tarde se creería que no le perdonaba y no era así. Cuando estábamos entrando en el garaje vi a Iván, estaba apoyado en la puerta de mi casa, se dio cuenta de que le estaba mirando y me dedicó una tímida sonrisa, no tuve más remedio que devolvérsela. En ese instante recordé que a veces cuando Iván me sonreía me sentía extraña, no sé, me sentía como, protegida y a la vez feliz de ver esa sonrisa. El portazo de la puerta hizo que se desvanecieran mis pensamientos, y entonces bajé del coche.

-Megan ¿ese no es Iván?-Preguntó mi madre.

-Sí ¿te importaría si hablo un momento con él a solas?

-Por supuesto que no, porque ya sois novios ¿no?-Dijo mi madre con los ojos brillantes de la excitación.

-¡¿QUÉ?! Mamá, pero ¿qué estás diciendo?-Dije invadida por el pánico.

-Oh, no, he metido la pata, Iván me dijo que te lo iba a pedir el día del baile ¿es que ha pasado algo?-Preguntó mi madre con preocupación.-Cariño, seguro que te lo pedirá ahora, no sabes cuánto me alegro de que salgáis juntos.- Mi madre me abrazó. Yo ya ni sentía ni las piernas ni los brazos, me quede atónita, no daba crédito a lo que estaba escuchando, estaba adelantando acontecimientos, yo… ¿saliendo con Iván? No sé, le quería, pero no sabía si exactamente le quería de esa manera, me estaba empezando a poner nerviosa, ¿y si me lo pedía? ¿Qué tendría que decirle? Ahora sabía que mi madre estaba loca porque saliera con él, pero ¿quería estar con él? Mi madre siempre me decía que me dejara guiar por mi corazón ¡PERO EN ESE MOMENTO MI CORAZÓN NO ME DECÍA NADA! Además, ella quería que le dijera que sí.-Megan ¿te encuentras bien?- mi madre me tocó los hombros.

-¿Desde cuándo sabes eso mamá?- le pregunté en un murmullo. Ni siquiera me di cuenta de que Adam se había ido de allí. Mi madre bajó las manos de mis hombros y no dijo nada.-Mamá, contesta.

-Pues desde que me fui a Miami cariño, iba a ser una sorpresa.-Mi madre me miró a los ojos y me acarició la mejilla como me hacía cuando era pequeña.-Cariño, se cómo se siente cuando sabes que un chico te va a pedir salir con él y es la primera vez, a mi me paso con tu…-y se desvanecieron sus palabras.-Bueno, no hagas esperar más al pobre chico que estará desesperado.-me sonrió.

-Está bien.-Dije mientras cogía aire y me dirigía hacia él. Iván empezó a caminar en dirección a mí en cuanto me vio. Cuando estuvimos los dos tan cerca que podíamos tocarnos el me abrazó con fuerza y yo hice lo mismo, al fin y al cabo hacia un montón de tiempo que no lo veía.

-Lo siento, lo siento mucho, te prometo que no quería hacerte daño.-dijo mientras me seguía abrazando.- no sabes lo…-y le tapé la boca.

-No digas nada, demos un paseo.-Le dije.

Nos dedicamos a caminar en línea recta, ninguno dijo nada durante el camino, hasta que Iván me agarró del brazo suavemente y dijo:

-¿Puedo hablar ahora contigo?-me preguntó mirándome fijamente a los ojos.

-Claro que sí, podíamos también haber hablado durante el camino.- ¿pero qué diablos estaba diciendo? Parecía estúpida, Iván me miraba como si estuviera loca, normal, parecía idiota.

-Megan, tu sabes que yo te quiero y siempre te voy a querer, cometí un error, y… no me lo perdonaré nunca si tú no vuelves a ser como eras antes conmigo.-entonces el comenzó a acariciar mi mejilla, me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo al tocarme.- Además, te quiero, pero no de la manera que tú piensas.-Sus ojos brillaban como a un niño cuando le dan una piruleta, solo que a él le brillaban mientras me apartaba un mechón de pelo de la cara.

-Iván… yo…-quise decirle que ya sabía cómo eran sus sentimientos hacia mí, pero me rodeó por la cintura con su brazo, me estrechó contra él, y con la mano que le quedaba libre me levantó la barbilla suavemente, sus preciosos ojos castaño miel me miraban cálidamente, podía ver la forma en que me miraba, era como si solo existiese yo, solo para él, mis mejillas se sonrojaron ante ese pensamiento, nunca pensé que me podía sentir tan bien entre sus brazos. Él acercó lentamente su rostro hacia el mío, mi corazón palpita más rápido que nunca, estaba bastante nerviosa, tenía que admitirlo. Cuando él se paró a tres centímetros de mis labios, me susurró.

-Te amo Megan Cooper, y espero que tu sientas lo mismo por mí.

Entonces pude sentir su respiración mientras posaba suavemente sus labios sobre los míos, sus labios tan carnosos y suaves se movían rítmicamente con los míos, podía sentir su aroma a la colonia de 'One Million de Paco Rabbane' me encanta esa colonia. Entonces él me estrechó más contra él y yo rodeé su cuello con mis brazos, nos besábamos con fiereza, tuve que apartarme de él para coger aire, los dos intentábamos recuperar el aliento con mucha rapidez, no quería separarme de él, ahora sabía cómo eran mis sentimientos hacia él, le quería más de lo que pensaba. La verdad es que no sabía muy bien la razón por la que me asusté tanto antes cuando mi madre me conto lo que le había dicho Iván, él era cariñoso, dulce, guapo y besaba muy bien, la verdad que en ese momento solo podía pensar en lo bien que besaba. Iván empezó a controlarse un poco con los besos, cada vez me besaba más despacio, hasta que finalmente separó su rostro del mío, se quedó mirándome durante un segundo y después apoyó su frente con la mía, podía sentir como respiraba con dificultad al igual que yo, esta escena me produjo risa y me reí un poco.

-¿Qué te hace tanta gracia?-preguntó con su enorme sonrisa.

-Nada.-y le besé otra vez.

-¿Esto significa que estamos juntos?-dijo mientras me cogía de la mano y comenzábamos a caminar de vuelta a casa.

-Sí, por supuesto que sí.-Apoyé mi cabeza en su hombro y sentí como me besaba el cabello. Durante el camino Iván me propuso de ir mañana a comer a su casa, y me pareció bien, así que le dije que sí, al fin y al cabo estábamos saliendo juntos.

-A mis padres les encantaras, pensaran lo mismo que pienso yo de ti.-dijo.

-¿Si? ¿Y qué piensas?

-Pues que eres maravillosa, bueno, mucho más que maravillosa.- y me besó de nuevo.- ¿Y tú madre, que opina de mi?-preguntó.

-Pues que eres un chico ejemplar, le gustas mucho Iván.-Le miré disimuladamente para ver su rostro, estaba sonriendo.- ¿Qué? ¿ya te esperabas que mi madre pensara eso de ti no?-Dije riéndome.

-Más o menos, digamos que ella y yo hemos tenido una conversación sobre ti.-Dijo un poco avergonzado.

-Ya lo sé.-dije mientras le apretaba suavemente la mano que estaba entrelazada con la mía.

-¿Ya lo sabías?-Dijo mirándome extrañado.

-Es lo que intentaba decirte antes de que me besaras.-Sentí como me ruborizaba y se reía.

-No puede mantener un secreto, eh.-dijo

-Con mi madre, imposible.-en ese momento me di cuenta de que ya habíamos llegado a mi casa, en realidad el camino se me hizo más largo de id que de vuelta. Iván me acompaño hasta la puerta y tocamos el timbre.

-Bueno, parece que ha llegado la hora de despedirse.-Dijo Iván desanimado, su expresión me hizo gracia y me reí.

-Aunque nos veremos mañana, ¿no?-dije mientras rodeaba su cuello con mis brazos y le besaba suavemente.

-Por supuesto que sí, te vengo a recoger, ¿vale?-y me besó otra vez.

-¿A qué hora?- pregunté, él había puesto sus brazos alrededor de mi cintura.

-A las 13:oo h. ¿te parece bien?-dijo mientras me besaba la mejilla.

-Sí, más que bien.-y le abracé, deje caer mis brazos, pero me di cuenta de que Iván aún no me había soltado.- ¿Qué pasa? ¿No me vas a soltar nunca?- dije irónicamente.

-Soltarte tendré soltarte, aunque ahora mismo estoy muy cómodo así.-Dijo sonriéndome.- ¿No te vas a despedir?-preguntó.

-Si ya lo he hecho.-Le dije.

-No, del todo no, falta una cosa.-Y empezó a acercarse a mí y me besó tiernamente, justo cuando me estaba besando oí como se abría la puerta e Iván me soltó al instante, mi madre estaba allí mirándonos, de pronto me empecé a poner roja de la vergüenza.

-Perdón señora Cooper, no quería que nos recibiera de esta forma.-se disculpó Iván con timidez.

-No pasa nada Iván, así se que estáis juntos.-Mi madre tenía una sonrisa enorme, parecía estar muy contenta.

-Ya, bueno, señora Cooper, me preguntaba si podría llevar mañana a su hija a almorzar a mi casa.-Dijo educadamente.

-Por supuesto que sí, ¿tus padres están de acuerdo?-preguntó mi madre.

-Sí, ya les he llamado y están encantados, señora Cooper.-Dijo mientras me miraba.

-Oh, vamos, llámame Lena, ya eres de la familia.-Dijo mi madre.

-De acuerdo.-y le dedicó una sonrisa a mi madre.-Que tenga una buena noche.-se despidió.

-Lo mismo digo.-se despidió también mi madre.

Entonces Iván se giró en mi dirección y dijo:

-Buenas noches, preciosa.-y me besó en la mejilla.

-Igualmente.-Le contesté, y se encaminó hacia su coche.

Entré en mi casa y nada más cerrar la puerta sabía lo que me esperaba.

-Dios cariño, ese chico es perfecto para ti, me alegro de que estéis juntos.- y me abrazó con tanta fuerza que casi no pude respirar.

-Ma…má…no…pue…do…res…pirar.-Dije entrecortadamente.

-Ups, lo siento cariño, es la emoción.-dijo cariñosamente.

-Me voy a acostar, ¿vale?-le dije.

-De acuerdo, que descanses.-y me besó la mejilla.

-Igualmente mamá, espera, ¿y Adam?-Le pregunté extrañada de que no estuviera allí.

-Se fue a su casa a hacer la maleta, se va a quedar a vivir aquí.-dijo mi madre como precavida por si decía algo.

-De acuerdo.-y subí las escaleras para ir a mi cuarto, entré en mi habitación y me tiré en la cama, empecé a recordar todas las cosas que me habían pasado ese día, y todo era perfecto, mi adre había vuelto, Arena volvía a estar bien, era la novia de Iván, y Peter…

¡Oh, no! ¡Peter! Me había olvidado de él, tendría que llamarle mañana y explicarle lo ocurrido...pero ahora que lo pensaba, Peter, ¿qué iba a hacer con él? También le quería y estaba enamorada de él, ¿cómo me podía haber olvidado de él tan fácilmente? He cometido un gran error, estoy saliendo con Iván porque le quiero, pero a la vez me gusta Peter... Dios, estaba echa un lío, ¿qué haría ahora? ¿Dejaba a Iván y seguía estando enamorada de él aunque me gustara Peter? Aunque Peter no me ha dicho si sentía algo por mí. Madre mía, estaba muy cansada, pensaré mañana que hacer. Notaba como mis párpados pesaban tanto que no pude evitar mantenerlos ni un minuto más abiertos, y los cerré lentamente dejándome llevar por mis pensamientos.

*Lo siento deberas, os prometí hace tiempo que iba a publicar, pero se me ha hecho imposible, y por ello he hecho este capítulo más largo, disculpadme, un beso a todos y espero que os guste este capítulo.

3 comentarios:

yous ortiz dijo...

ME ENCANTA AUNQ YO HUBIERA PREFERIDO Q SE QDARA CON PETER PERO BUENO LA DESICION Q TOME MEGAN DEBE SER LA CORRECTA. ESPERARE CON ANSIAS EL SIGUIENT CAP

PUBLICA PRONTO

POR FAVOR VISITA MI BLOG ESPERO Y SEA DE TU AGRADO:

http://blog-que-quieras-recomendar.blogspot.com/2010/10/peticion_08.html

. dijo...

:)
http://withmyheadinthecloudss.blogspot.com/

Marina dijo...

Huy quiero ver como sigue, me he leído este capítulo y aunque no entiendo mucho, leeré los otros :)

Linda foto principal ♥