martes, 12 de julio de 2011

Capítulo 11. "Siglo XV"

Bajé la ventana hasta la mitad, hacía demasiado calor. Durante el camino estuvimos hablando de que podíamos quedar para ir a la playa, y hasta a lo mejor ir a un apartamento. Estaba mirando por la ventana los fascinantes paisajes que no me había dado cuenta hasta ahora que habían, eran maravillosos, como un cuadro. A lo lejos se veía una enorme casa, por no decir mansión. Era ENORME, desde fuera se veía el garaje, un gran jardín con muchas flores, rosas rojas, “Mira de donde las sacó” pensé.

Entramos en el lujoso garaje, tenía más de 5 coches: un Ferrari, un Lamborghini, dos mini Cooper…y más que no sabía distinguir. Iván aparcó y me abrió la puerta.

-Vaya, tienes un montón de coches.-dije sorprendida-

-Bueno, más bien mi familia tiene un montón de coches.-sonrió- Mi padre colecciona coches, todos son de él excepto los dos minis que son de mi hermana y mi madre, y el Porsche que es mío.-se quedó observando por un instante los coches y luego dirigió su atención hacia mí- ¿Preparada?-preguntó sonriente-

-Claro.

Me guió hasta una puerta que estaba al final del garaje. Detrás de la puerta había un enorme pasillo decorado con vidrieras de todos los colores con grandes jarrones que parecían orientales a los lados, un pequeño círculo en el techo donde se veía perfectamente el cielo azul. Iván me cogió de la mano y siguió guiándome por la casa, giró a la derecha y nos encontramos con unas enormes escaleras rojas que iban vestidas con una gran alfombra que hacía juego con las cortinas del mismo color, de las ventanas que rodeaban la habitación, Iván se paró un segundo y dijo:

-Este es el hall de la casa, toda el diseño de interior está hecho por mi padre y todo el decorado lo ha puesto mi madre.

-Es fantástico todo Iván, quiero que tus padres me hagan una casa así.-Me agarró suavemente por la cintura y sonriendo por mi comentario-

Después de aquello reanudamos la marcha y subimos por aquellas hermosas escaleras, uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete…quince…veinte. Giramos a la izquierda, desde allí justo desde la escalera se podía percibir un delicioso olor a sopa y pescado. Seguimos caminando hasta que una doncella apareció delante de una enorme puerta de un color escarlata acompañado con líneas mixtas que parecía que no tenían fin de un color dorado intenso al igual que los enormes pomos en forma de corazón.

La doncella se dirigió a Iván y antes de hablar le hizo una pequeña reverencia.

- La tua famiglia è in attesa di…¿señoríto?

-Señorito Giulia señorito. Lei è Megan.-me miró dulcemente-

-La doncella, bueno Guilia me miró sorprendida- Oh, mi dispiace signora, è un piacere conoscerti.-me sonrió amablemente e hizo la misma reverencia que le hizo a Iván-

-Dice que es un placer conocerte.-me murmuró Iván divertido-

-Oh, grazie.-dije avergonzada ya que no sabía si lo había pronunciado bien, pero Giulia asintió contenta-

-Que…aprové…aproveche.-sonrió triunfadora de haberlo dicho bien-

-Grazie mille Giulia.

Giulia abrió las esplendorosas puertas y contestó:

-Di niente signore.

Iván me dio un pequeño empujoncito que era la señal de que empezara a caminar de nuevo. El comedor no era igual que lo que había visto de la casa, era aún más hermoso. Era una enorme sala rectangular donde en el centro había una larga mesa donde se situaban tres personas, la madre, padre y hermana de Iván. Había unos grandes ventanales donde entraba una cantidad de luz inmensa y donde se podía contemplar el porche de la casa. Arriba del todo iluminaba una gran lámpara que colgaba del techo, era de cristal con unas pequeñas perlas rodeándola por completo para que fuera más lujosa. A los lados de la habitación se encontraban cuatro sirvientes por lado, izquierda hombres derecha mujeres, todos colocados por estatura y de forma horizontal en la misma fila. Por otro lado las mujeres iban igual.

Al entrar todos se pusieron de pie con grandes sonrisas de felicidad. Iván y yo nos acercamos, él notó que estaba nerviosa y me apretó un poco contra él con suavidad.

-¡Qué alegría! Mi querida Megan, estábamos ansiosos de verte.-La madre de Iván, Rose, se acercó a nosotros casi corriendo, pero con elegancia, seguidamente me dio un abrazo- Espero que Iván te haya enseñado un poco la casa.-dijo la madre mientras miraba a su hijo con una sonrisa-

-No toda, solo me ha dado tiempo de enseñarle el Hall y el garaje.

-Rose se disgustó un poco- Bueno, no pasa nada luego se la terminarás de enseñar. Sentaos por favor.

Los tres nos dirigimos a la mesa y nos sentamos. Rose en una punta de la mesa junto a su marido David, en el lado derecho de la mesa estaba sentada Sally la hermana mayor de Ivan y por la parte izquierda estábamos Ivan y yo. En la mesa había un plato hondo de porcelana encima de uno llano, copas tan grandes como para servir vino estaban justo enfrente del plato, al lado había una servilla color granate con infinitos utensilios que me acordaba muy bien de cómo utilizar cada uno. Cuando era pequeña mi madre y mi padre me llevaba a restaurantes carísimos con sus compañeros de trabajo, y así fue como aprendí a utilizar todos los cubiertos.

La hermana de Ivan nos miró fijamente con una leve sonrisa después se levantó y dijo:

-Encantada de conocerte Megan, soy Sally.-me enseñó su mejor sonrisa-

-Igualmente Sally, es un placer.-le dediqué casi la misma sonrisa solo que más avergonzada-

-Bueno siento decir esto, perdonadme, pero no puedo quedarme a almorzar con ustedes, tengo un asunto que resolver, espero que les aproveche.-todo el mundo dijo un simple ‘gracias’. Salió fuera de la sala. Una de las sirvientas, la del centro concretamente se acercó a la silla que había abandonado Sally y la colocó en su sitio, al igual que hizo ella después.-

-Bueno Megan es un honor que hayas venido a comer con nosotros, hace mucho tiempo que no vemos a tu madre, una señora espléndida por supuesto.-me comentó David-

-El honor es mío señor Winnsley. Bueno, mi madre ha estado viajando mucho como ustedes sabrán, con congresos, convenciones, etc. Ha estado ocupada todo este tiempo, pero le hubiera encantado verles seguro.

La señora Winnsley me miró amablemente.

-Oh, eres igualita a tu madre, educada y preciosa, ¡Me encanta!-y se rió junto a su marido-

Ivan notó en mi voz nerviosismo, y era así, entonces carraspeó.

-Bueno, que vayan sirviendo la comida que se enfría.

Todos los sirvientes tanto mujeres como hombres giraron sobre sí mismos y empezaron a coger la comida que estaba detrás de ellos en una mesa con el mantel de color blanco. Poco a poco fueron sirviéndonos a cada uno y cuando terminaron volvieron a su sitio y nosotros empezamos a comer. David comenzó a contarnos cómo consiguió que hicieran esta casa tan bonita. Nos dijo que su idea era un poco al estilo medieval y oriental, y que Rose con sus dotes decorativos hizo de la casa un castillo (más o menos). De primero nos sirvieron sopa de pollo, de segundo pescado a la plancha con papas sancochadas y un poco de ensalada, y por último de postre un Brownie.

-Bueno, y ¿quién se lo pidió a quién?-preguntó la madre entusiasmada-

-Yo a ella.-respondió Ivan cogiéndome de la mano por debajo de la mesa-

-¡Qué bonito por Dios! Me encanta.-gritó Rose. Me sonrojé un poquito-

-Mamá.-dijo Ivan aguantando la risa-

-Qué pasa, me alegro muchísimo, me encanta saber quién se lo dijo a quién. Encima que cuando estabas con Sam fue ella quién te lo pidió, es más bonito que lo pida el chico.-sonrió la madre-

Cuando mencionó ese nombre me puse de repente seria e Ivan se tenso y miró fijamente a su madre con expresión de enfado. David al notar lo que pasaba rompió el silencio que se había formado.

-Ivan, ¿por qué no le terminas de enseñar a Megan la casa?-dijo David más bien como afirmación que como pregunta-

Ivan se levantó tirando de mí lo más suave que pudo.

-Sí, será lo mejor.-me apretó contra él y caminamos juntos sin decir nada hasta la puerta. Luego bajamos por aquellas grandes escaleras y me llevó detrás de ellas. Pasamos una puerta de cristal y había un hermoso jardín donde había un camino de piedras que llevaba a una fuente con bancos de piedra a su alrededor, y me llevó hasta allí.

-Lo siento.-me susurró en el oído cuando estábamos sentados en el banco-

-No ha pasado nada de lo que me tengas que decir lo siento.-dije mientras le acariciaba la mejilla-

-Supongo que le he puesto demasiada importancia.-admitió Ivan-

-Un poco sí, es tu ex, no pasa nada, ­es normal tener una ex.-apoyé mi cabeza en su hombro-

-Pues te pido perdón por haberme puesto así por ella.-entrelazó mis dedos con los suyos-

-sonreí- Te sigo queriendo igual, que lo sepas.-y le besé la mejilla-

-rió- Vale me seguirás queriendo igual, pero no más que yo a ti.-me besó el cabello-

-¿Siempre me vas a decir eso?-pregunté con una sonrisa-

-Siempre.-se acercó lentamente mirándome a los ojos y luego me besó durante unos minutos hasta que le paré el carro-

-¿Quieres ahogarme o qué?-dije de broma y le besé-

-En besos sí.-rió y me cogió como si fuera un bebé-

-Mmmm…pues entonces te dejo que me ahogues.

-¿Me concedes ese honor?-preguntó pícaramente-

-Te lo concedo.

Acercó mi rostro hacia el suyo, me miraba como si fuera la única cosa en el mundo que quería, su expresión era…no sé cómo explicarlo porque no hay palabras para poder describir. Sus labios carnosos se compenetraban con los míos y se movían rítmicamente si dejar que se separan ni un solo momento. Pasión, esa era la palabra para describir como me besaba, con cuidado, pero con mucha pasión.


5 comentarios:

yous ortiz dijo...

anda muy curioso esto me gusta y mucho :D ya quiero leer el próximo cap. mas vale tarde que nunca es la verdad enserio vale la pena esperar para leer un Cap así de bueno. eres super no lo olvides :3

Marta López dijo...

¡Gracias cariño! :3
Mañana subo el siguiente capítulo que ya lo tengo casi terminado, muchas gracias de verdad y perdón por tardar tanto enserio.♥

Sammii dijo...

Wow me encanta como escribes! y me encanta tu historia enserio que describes tan bien los momentos que hasta te llegas a enamorar (se que suena infantil pero es cierto, quiero a alguien como Iván jajajaja)
ojalá y te pudieras pasar por mi blog y dejarme tus comentarios :D y si te gusta seguirme jajaja
publica pronto porfa!
es tan buena tu historia que ya me la lei toda en un dia xD

Marta López dijo...

¡Muchas gracias Sammii! Te agradezco mucho que lo hayas leído y que te guste, estos días no he podido publicar porque me quedé a dormir en casa de una amiga, pero hoy publico el siguiente capítulo. Me pasaré por el tuyo esta tarde, seguro que va a estar muy bien, gracias de nuevo cariño.

febuchiis JB dijo...

seguila xfa me encantaaa..